El Rito York

Rito York

El Rito de York es uno de los nombres más antiguos en la Masonería. Sus leyendas se encuentran en las Constituciones Góticas que datan en el siglo X y desde temprano llegó a ser identificado con la masonería tal como se practicaba en Gran Bretaña, luego transmitido a América. La línea histórica de los grados del rito de York, al igual que en las Logias Simbólicas, se basa en la realización y dedicación del Templo del Rey Salomón y la construcción del segundo Templo.

Royal ArchPor lo tanto, los grados continúan las leyendas y prácticas de la masonería operativa como el sistema progresivo de instrucción moral que introducidos en la Masonería Operativa son objeto de estudio en nuestro arte especulativo. El Rito de York nos aporta en gran manera, invaluables valores en la búsqueda personal de nuestro desarrollo espiritual.

Los grados y órdenes del Rito de York se pueden rastrear por registros escritos desde 1744 con el Real Arco conferido en York, Inglaterra y el grado de Caballero Templario en Boston en 1769. Los grados crípticos o del Consejo no se establecieron como parte del sistema del rito de York hasta bien entrado el siglo XIX. También es verdad que en la segunda mitad del siglo XVIII, tanto el Real Arco y los grados Templarios descritos en los registros de la Logia York eran conferidos como los grados cuarto y quinto respectivamente, como parte de un sistema de cinco grados conocida como el Temprano Rito York.

Durante el siglo XIX, el término Rito York llegó a ser de uso común en América porque había la necesidad de distinguir el sistema de grados ofrecido por él, incluyendo el Real Arco y Caballero Templario y los grados de Maestro de la Marca, Past Master y Excelente Maestro, la Cruz Roja y Caballero de Malta, de las que ofrece el Rito Escocés. Debido a la creciente popularidad de ambos Ritos en América, se hizo uso casi a diario de los nombres de ambos en sus conversaciones masónicas como una forma de distinguir entre los dos Ritos. Históricamente, muchos masones han optado por pertenecer a una o ambos de estos grandes Ritos. En todas las Jurisdicciones donde se practican, nos sentimos particularmente orgullosos de la unidad que existe entre los dos Ritos. La búsqueda del Maestro Mason no está completa sin ellos.

Hoy en día, el Rito de York es conocido en todo el mundo y su significado es muy apreciado por todos los estudiantes serios de la Masonería. Los grados y órdenes de la Masonería del Rito York giran en torno a La Palabra Verdadera; todo Maestro Masón sabe que en el Simbolismo se pierde La Palabra.

En los grados capitulares, Maestro de la Maestro, Past Master, Muy Excelente Maestro y el Real Arco, se descubre la Palabra del Maestro y dónde se ocultó antes de la muerte del Gran Maestro Hiram Abif.

En los grados del Ilustre Consejo Críptico, o sea, Maestro Real, Maestro Selecto y Súper Excelente Maestro, el Verbo (la Palabra) se preserva. Como Maestro Real se realiza una conversación con Hiram Abif sobre la mortalidad, descubriendo cómo y por qué la Palabra del Maestro se perdió, por quién y con qué propósito. Las respuestas a estas preguntas se dan a conocer en el grado de Maestro Selecto.
En las providencias de una Comandancia, que consiste de las Órdenes de la Cruz Roja, la Orden de Malta y la Orden del Temple, se explica la Palabra. En las Órdenes que confiere una Comandancia, se enseña al “novicio” la reconstrucción del Segundo Templo (espiritual) y a adentrarlo en los orígenes de la Orden del Temple. El “novicio” se convierte en Caballero según las tradiciones templarias.

Templo de SalomonTodo Maestro Masón tiene derecho a estas explicaciones y es solo otra de las razones por las cuales llamamos la Masonería una ciencia progresiva. Nuestros tres cuerpos (Capitulares, Crípticos y de Caballería) son básicamente independientes y el progreso en ellos solo se debe al grado de conocimiento que adquiera el candidato en cada uno de ellos; de esta manera, el Rito York es eminentemente democrático, dado el caso que en todos sus niveles el interés por grados que tenga el candidato es satisfecho de antemano, colocando a todos los miembros en un nivel de igualdad, naturalmente con las consideraciones prescritas en nuestros rituales.

Bien se dice que “El Rito York es una forma de vida”.


escalera rito york